top of page
  • Foto del escritorPuebla Magazine

Rastros: los siete pecados capitales desde el folclor

La bailarina Paula Villaurrutia creó piezas unipersonales para dos sedes.



"Con un pie en la tradición y otro en lo creativo”, la bailarina, coreógrafa e investigadora Paula Villaurrutia crea e interpreta en Rastros. (tratado coreográfico del deseo). V.1, siete piezas inspiradas en los pecados capitales y cuyo punto de partida no es lo religioso, sino las emociones y la piscología de un personaje a través de distintas historias, “aquello que llegan a desatar los pecados”, dice Villaurrutia, quien desde 2019 es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte del exFONCA.

“El folclor, la danza y la música tradicional mexicana, géneros que siguen vivos, son mi sostén. Sin embargo, mi finalidad no es la representación de los estilos. A partir de estos géneros, yo paso al terreno de la creación”, afirma y toma como ejemplo la reinterpretación que hace tomando como punto de partida la corporalidad, en la danza de los diablos de Guerrero y Oaxaca.

Las siete piezas pueden presentarse de manera individual o en conjunto, en el formato de un programa de larga duración, puesto que no es una historia lineal. “Pero sí trazamos un personaje que va transitando por estos estados. En la avaricia está representado el trastorno de acumulación compulsiva; para la soberbia, la historia de una mujer que en el afán de ser la mejor, la más grande, va perdiendo los pies de la tierra”.


Además de la reinterpretación del folclor, otro elemento que le da cohesión a los unipersonales es el uso de la falda “como elemento de la danza folclórica. Aquí lo resignificamos y aparece como un leitmotiv en cada pieza”.


PAULA VILLAURRUTIA

Coreógrafa y bailarina

“Mi prioridad como artista no es la representación del folclor, sino a partir de estos géneros pasar al terreno de lo creativo”


El proceso de reinterpretación, abunda Villaurrutia, ha sido complicado porque todos los pecados están unidos: la soberbia tiene algo de envidia; la envidia, algo de avaricia. “Fue interesante y revelador enfatizar en cada pecado”.


Las coreografías se representan por separado en dos sedes: el Teatro de la Danza Guillermina Bravo, en el Centro Cultural del Bosque, y el Teatro Elisa Carrillo del Centro Cultural Mexiquense Bicentenario. “Por cuestiones de logística, cada pecado tiene cierto acomodo escenográfico y características que requieren varios días de montaje”.


Habrá sólo tres funciones: en el Teatro de la Danza se presentan las piezas sobre la avaricia, la soberbia y la envidia, y una videodanza sobre la lujuria, el 26 y 28 de agosto; en el Elisa Carrillo: la ira, la gula y la pereza el 29 de octubre.




1 visualización0 comentarios

Yorumlar


bottom of page