top of page
  • Foto del escritorPuebla Magazine

5 RESTAURANTES EN PUEBLA QUE TE HARAN SENTIR “VIOLADO”(Un auténtico robo en despoblado)

Actualizado: 12 ene 2021

Por staff Puebla Magazine





Seguramente así te sientes cuando la cuenta final que te lleva el mesero no tiene nada que ver con la calidad y tamaño de lo que ese día comiste en el restaurante. Por desgracia, estos lugares que aquí te presentamos cumplen con esos estándares, aunque claro, estamos sujetos a saber de mas sitios así y para ello esperamos que al final lo escribas en los comentarios.


1. El desafuero.




Este sitio ubicado en un local de bajo perfil en la calzada Zavaleta, es el número uno de la lista. Es el clásico lugar kitsch para político o constructor “new rich” de gusto cero refinado que se conforma con poco y cree que una cuenta cara es sinónimo de lugar bueno. Para empezar, sus platillos españoles son pobres y alejados de los platillos reales de la región ibérica (como ir a taco bell en Estados Unidos) y la mejor prueba está en su fideuá, la cual es más parecida a un spaghetti jugoso con mariscos que bien podrían servirte en un servicio de banquete de fiesta de 15 años. Si te “atontas”, el capitán te hará una recomendación que poco o nada tiene que ver con lo mejor de la carta, sino con lo más caro y ridículo. La verdad es que falta un buen restaurante español en Puebla. Ya hablaremos de eso en otra entrega.


2. Cuetzalan mío.



Se trata de comer cosas que en la Sierra de Puebla apenas y te costarían 40 pesos a un precio desorbitado y donde además, tendrás que pagar más por “extras” que en todos los restaurantes vendrían incluidos, por ejemplo unos simples frijoles.

Tu cuenta final será siempre de mas de 300 pesos por persona por unas enchiladas sin pollo, unos frijoles extra, un café barato y malo (como los de la Sierra Norte) y pobre de ti si agarraste las mini conchas y la mini nata.

Es cierto, alguien invirtió una buena lana en sus instalaciones, pero… uno que culpa.

Cuando te vayas, habrás pagado una cuenta de comida por un desayuno que difícilmente será memorable por su sazón.


3. El pingüino.



El que por su gusto es buey… quiere ir a este sitio. Se trata de una casa tipo Infonavit cerca de Plaza Cristal que al estilo “mafioso” no está abierto al público en general y donde tendrás que reservar para obtener un lugar y comer así mariscos o pescado que a no ser del precio, nada tienen de extraordinario. El lugar es frecuentado por constructores y funcionarios new rich que necesitan “privacidad para hacer negocios”.


4. The Belgian Waffle



Buen sabor, pero váyanse preparados. El “belga” dueño del lugar desde hace años no tendrá piedad de ti ni de tu cartera para cobrarte todo por separado y cobrarte por un par de huevos árabes casi 300 pesos. A eso súmale cada taza de café en 50 pesos más y multiplícalo por el numero de integrantes de la mesa. Al final saldrás con buen sabor de boca, pero con la sensación de que este amigo te ultrajó.


5. La casa del mendrugo.



Su principal “atracción” no es la carta de alimentos o su cava, es un esqueleto que está bajo un cristal en el piso. Pese a que el edificio es bonito, su oferta es una lamentable mezcla de cocina poblana y española. Su paella es más cercana a la que venden en Costco que a una de cualquier región de España. Y en su afán de atraer clientes hasta lonchería se ha convertido vendiendo tortas planchadas de milanesa con un litro de coca cola, que hacen que el comensal se confunda ante tal menú. Lo peor, todo a precios que sobrepasan por mucho la calidad ofrecida en los alimentos.

30.105 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page